¿Por qué una nutria? Por este vídeo, quizá este otro también te ayude a entenderlo.

15/11/10

Este canario...

Este canario era un canario acomodado, y se apellidaba "Aplatanao". Los Aplatanaos habían vivido en las cercanías de las capitales de provincia desde hacía muchísimo tiempo, y la gente los consideraba muy respetables, no sólo porque casi todos eran ricos, sino también porque nunca tenían ninguna aventura ni hacían algo inesperado: uno podía saber lo que diría un Aplatanao acerca de cualquier asunto sin necesidad de preguntárselo. Esta es la historia de cómo un Aplatanao tuvo una aventura, y se encontró a sí mismo haciendo y diciendo cosas por completo inesperadas. Podría haber perdido el respeto de los vecinos, pero ganó... Bueno, ya veréis si al final ganó algo.


Fuentes
El Hobbit

25/10/10

Víctor Jara, sobre la «civilización»

Mijita, de repente pienso que vivir en un país donde tienes el mundo en tus manos a través de la noticia, con una información tan «instructiva» e «imparcial» es mucho más dañino que vivir en un país como el nuestro, donde la noticia es manejada por otra nación que domina, pero, por último donde no sientes, al menos en forma tan apremiante, la inutilidad de la existencia.

Si no, no me explico toda esa juventud drogada y que se escapa de sí misma hacia cualquier lado para encontrar algo verdadero, o que se suicidan para encontrar la única verdad de estar vivo, la muerte.

Con todo te colocan como con una estaca contra la pared: con el hoyo en la yugular de Martin Luther King, con la vista de la viuda llorando desconsoladamente a su lado, con el bombardeo de Viet Nam, del hundimiento de un barco donde se salvaron unos pocos, del estreno de una películla de Tony Richardson, del color del rouge que se usará esta semana o la nueva galleta para el perro. No tienes tiempo de elegir o meditar tu elección. Si no escoges inmediatamente te quedas atrás hasta que desapareces.

Parece que a nadie le gusta ser uno mismo, aunque se esté solo. Prefieren ser solos en un montón de sólos.

Amorcito, Chile, además de estar en manos de los norteamericanos y de poseer otros defectos, es un lugar donde la tierra es tierra y el pan es pan; un lugar donde se puede encontrar uno mismo y encontrar a los demás con compás de verdadera vida, de vida pura, natural. Ojalá que nunca la «civilicen» como acá. La prefiero así; bruta, suelta y libre.


Extracto de una carta escrita a su mujer, Joan Jara, en 1968, tras firmar con el British Council y recorrer Inglaterra visitando diversas compañías de teatro.

1/1/10

Los años fascistas de Papá Noel

Al parecer en Canal + tienen un espacio dedicado a los cortos llamado "El tamaño no importa" y entre ellos se encuentra este curioso corto de Bill Plympton, que lo disfruten.

ShareThis